domingo, junio 16, 2024
25 C
Madrid

DIRECTOR:
Pablo Díaz-Pintado.

InicioAlma de vinoJerónimo García y Rubén Granado, la identidad de la monastrell

Jerónimo García y Rubén Granado, la identidad de la monastrell

Bodegas San Dionisio, de Fuente-Álamo (Albacete), adscrita a la cada vez más exitosa DOP Jumilla, cuenta en nómina con dos enólogos, el titular y el asesor externo, hasta hace poco director técnico de la bodega, que comparten ideas y trabajo en la elaboración de los brillantes vinos de monastrell que están dando justa fama a la bodega.

El 1 de junio de 2022 se incorporó a Bodegas San Dionisio Jerónimo García (Jumilla, 1972) una vez que el anterior enólogo Rubén Granado Cubero (Valladolid, 1981) optara por marcharse a la bodega del futbolista albaceteño Andrés Iniesta situada en el también municipio albaceteño de Fuentealbilla. En principio, el compromiso de Rubén era estar hasta diciembre en San Dionisio pero, finalmente, aceptó continuar como asesor, trabajando habitualmente dos tardes a la semana en Fuente-Álamo.

Jerónimo García, que estudió la profesión en la Escuela de Viticultura y Enología de Requena, comenzó su actividad profesional en 1996 en Induvasa, donde hizo las prácticas de vendimia, y pasó después a Bodegas Castaño (Yecla, Murcia) y, más tardes, en su ciudad natal, a Bodegas Miguel Guardiola, posteriormente adquiridas por Bodegas Ibañesas. Su último trabajo, antes de recalar en San Dionisio, fue en Casa de la Ermita, donde trabajó de director técnico desde 2016.

La primera vendimia

La primera vendimia de Jerónimo García en San Dionisio fue la de 2022. La producción de tintos de esta campaña se dedicará exclusivamente a vinos de crianza debido a que todavía quedan vinos de la cosecha de 2021. Los únicos vinos jóvenes que han salido de la última campaña han sido el SF Verdejo el SF Rosado Monastrell, en cuya elaboración han trabajado ambos enólogos conjuntamente.

Actualmente, Rubén y Jerónimo están preparando los vinos con crianza de la campaña de 2022. Se trata de un roble de cuatro meses, el SF Roble, el crianza Mainetes 12 meses y el Mainetes Petit Verdot 2021 que, aún en depósito, permanecerá después cuatro meses en barrica. El 90% de la producción de Bodegas San Dionisio es vino tinto de la variedad monastrell, a la que se suma un porcentaje minoritario de petit verdot y el blanco joven SF Verdejo. La cooperativa que da nombre a la bodega tiene unos 500 socios que atesoran unas 5.500 hectáreas de viñedo. En la actualidad, la proporción del embotellado frente al granel alcanza el 10% de la comercialización. El proyecto más inmediato que manejan los dos enólogos es afianzar en los mercados la gama de vinos jóvenes SF, los ecológicos y la gama Mainetes, de vinos de crianza. De todos ellos se venden unas 250.000 botellas al año.

Ingeniero agrónomo y enólogo

Además de asesor de San Dionisio, Rubén Granado ejerce en la actualidad como director técnico de Bodegas Andrés Iniesta y es también enólogo en Bodega Pardo Tolosa de Alborea (Albacete). Estudió ITA en Valladolid y, posteriormente, se trasladó a Valencia, donde se graduó como ingeniero agrónomo y se licenció en Enología. Su actividad profesional comenzó en Requena con la elaboración de espumosos de la DO Cava en la Unión Vinícola del Este. En esta bodega permaneció cuatro años para marcharse después a Bodegas Coviñas, en la misma ciudad valenciana. Allí estuvo cinco años, en una etapa, según recuerda, que le permitió adquirir mucha experiencia y versatilidad en la realización de todo tipo de elaboraciones y embotellados.

Finalmente, recaló en San Dionisio, donde fichó como director técnico y enólogo. Allí, ha venido aplicando todos sus conocimientos y experiencia, para conseguir vinos más suaves, afrutados y fáciles de beber.

Su pasión y su apuesta por la innovación le han hecho elaborar nuevos vinos de éxito en esta zona de Castilla-La Mancha, entre ellos, el primer espumoso Blanc de Noirs 100% Monastrell, verdejos fermentados en barrica y rosados afrutados, entre otros. Ahora, Jerónimo, con la ayuda de Rubén, será el encargado de mantener e incrementar la herencia recibida, mimando la joya más apreciada del legado de Jumilla: la uva monastrell. Una variedad que da vinos de 14º a 14,5º, con mucha potencia frutal, buena madurez y perfecta adaptabilidad a la crianza. De ella se pueden obtener desde vinos ligeros con mucha fruta hasta otros más concentrados y potentes.

Bodegas SAN DIONISIO – Fuente Álamo (Albacete) – tel.: (+34) 967 54 30 32 – www.bodegassandionisio.com

Acceda a la cata de JERÓNIMO GARCÍA y RUBÉN GRANADO

Últimas entradas