martes, julio 16, 2024
20.3 C
Madrid

DIRECTOR:
Pablo Díaz-Pintado.

InicioAlma de vinoElisa Ludeña, la enóloga que se enamoró de la tierra volcánica

Elisa Ludeña, la enóloga que se enamoró de la tierra volcánica

Llegó con 14 años a Lanzarote de su Ecuador natal formándose inicialmente en Turismo en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Una vez acabados sus estudios universitarios, Elisa Ludeña Castillo (1988) se dio cuenta de que ese no iba a ser su futuro profesional. En busca de reinventarse, y teniendo en cuenta su afición por el enoturismo, encontró una oferta formativa para especializarse en este sector como técnica superior en Vitivinicultura en el Centro Integración de Formación Profesional Zonzamas. En el inicio de sus estudios, 2018, realiza su primera vendimia en Bodega La Geria, enamorándose de la profesión y de la viticultura de la isla. Posteriormente, continuó su carrera profesional con unas prácticas en Bodegas Vega de Yucos, donde estuvo durante tres años como ayudante del enólogo Tomás Mesa Guanche.

En 2022, dio el salto a la península para terminar sus estudios, realizando el Máster en Tecnología, Gestión e Investigación Vitivinícola en La Universidad de La Rioja, que había empezado de forma semipresencial en 2020. Los últimos meses los realizó presencialmente en la capital riojana donde hizo sus prácticas en la Oficina Técnica de Agricultura de Precisión, Spectral Geo.

REVISTA ENÓLOGOS – ELISA LIDEÑA – BODEGAS EL GRIFO – ÁLVARO FERNÁNDEZ – GRAN CANARIA – ECUADOR - BODEGA LA GERIA - BODEGAS VEGA DE YUCOS - LANZAROTE
Los rendimientos de la vid en Lanzarote son de los más bajos de España, de 1.200 a 2.000 kilos de uva por hectárea. Fotografía: Álvaro Fernández.

Al finalizar su etapa riojana volvió a Lanzarote con la idea de hacer vendimias fuera de la isla con el objetivo de conocer mejor otras zonas vitícolas. Sin embargo, se le presentó la oportunidad de trabajar en otra bodega de la isla, El Grifo, la más antigua de Canarias, fundada en 1775, y que el año que viene celebrará su 250 aniversario. Pensando que era una etapa temporal, Elisa Ludeña se incorporó como segunda enóloga hasta que el director de Enología se marchó en 2023 y ocupó el cargo que desempeña en la actualidad. La enóloga ha añadido recientemente a su currículo los estudios de Sumillería cursados en la Escuela Española de Cata de Madrid. En la actualidad, sigue formándose, cursando el Curso de Agricultura Regenerativa en The Regen Academy.

Elisa Ludeña hace frente, junto a su equipo, a las dificilísimas condiciones climatológicas para el cultivo de la viña en una isla con una precipitación media de 150 mm al año. “El viñedo de la isla es de secano”, señala. ”La viticultura”, continúa, “tiene unas condiciones extremas, por lo que todas las labores se realizan de forma manual y las inclemencias hacen que hablemos de viticultura heroica. Este año apenas hemos tenido precipitaciones y solo podemos regar en nuevas plantaciones”

Los rendimientos de Lanzarote son de los más bajos de España, de 1.200 a 2.000 kilos de uva por hectárea y el marco de plantación es mucho más grande que en la península. Bodegas El Grifo cuenta con 65 hectáreas productivas de vid y controla unas 200 hectáreas de viticultores de confianza repartidos por toda la isla.

REVISTA ENÓLOGOS – ELISA LIDEÑA – BODEGAS EL GRIFO – ÁLVARO FERNÁNDEZ – GRAN CANARIA – ECUADOR - BODEGA LA GERIA - BODEGAS VEGA DE YUCOS - LANZAROTE
La enóloga Elisa Ludeña, en el laboratorio. Fotografía: Álvaro Fernández.

Influencia del clima atlántico

En cuanto a las características de los vinos que se obtienen en condiciones tan extremas, la enóloga destaca la influencia del clima atlántico, bastante fresco, con corrientes marinas y vientos alisios. Todo ello conlleva “una buena maduración de la uva que conserva acidez y frescor”. “Nuestra malvasía volcánica”, explica, “es una variedad que presenta un carácter frutal marcado y gusto mineral, con una graduación de entre 12,5º y 13º, plantada en los suelos arcillosos fértiles cubiertos de rofe (ceniza volcánica)”. Todas las viñas de la isla son prefiloxéricas, algunas de más de 100 años por lo que están cultivadas a pie franco y podadas en vaso rastrero. La ceniza volcánica ayuda a mantener la humedad del rocío, también evita las erosiones del suelo. El resultado final son unos vinos únicos, volcánicos, que trasladan a la zona.

La enóloga alaba la diversidad varietal de las Islas Canarias, que cuenta con 21 variedades de uva. En El Grifo se trabaja con siete variedades, cuatro blancas: malvasía volcánica (la variedad reina en Lanzarote), vijariego blanco, moscatel de Alejandría y listán blanco, y tres tintas: listán negro, vijariego negro y syrah.

Los vinos más demandados de Bodegas El Grifo son los de su gama Colección, formada por un semidulce, un rosado y un blanco seco de malvasía volcánica. La gama Premium incluye un vino blanco de malvasía sobre lías y el tinto Ariana y Experiencias de vendimia agrupa a los vinos procedentes de microvinificaciones y ancestrales. La comercialización total se cifra entre 300.000 y 350.000 botellas.

Acceda a la cata de ELISA LUDEÑA

Últimas entradas