DIRECTORES:
Pablo Diaz Pintado y Pedro Pintado Villegas
Jueves 19 de octubre de 2017
editada por Periodistas Asociados
Siguenos en Twitter   Facebook
Revista indexada en Chemical Abstracts Service, Dialnet, Latindex y Food Science and Technology Abstracts
logo enólogos
Antonio Tomás Palacios (Piedrahita, Ávila, 1964) lleva muchos años desempeñando un papel fundamental en el ámbito de la investigación enológica española guiado por el rigor y una constante vocación divulgativa. Doctor cum laude en Ciencias Biológicas por la Universidad Politécnica de Madrid, ha desarrollado una dilatada trayectoria profesional durante más de dos décadas como enólogo, investigador, docente, articulista y empresario, entre otras actividades.
CONTENIDOS DE INTERÉS TÉCNICO Y DIVULGATIVO
La revista “Enólogos” ofrece a las empresas del sector vitivinícola y enológico la seccion “Divulgación Empresarial como palestra para la divulgación de artículos técnicos de Interés
La sección “Monográficos” de la revista “Enólogos” toma el pulso al mundo del vino. Un espacio para conocer quién es quién dentro de la industria auxiliar y de los servicios enológicos.
El suplemento “Investigación y Ciencia” está indexado desde 2005 en el índice de publicaciones de Chemical Abstracts Service (CAS) (EEUU), y desde 2009 en el de Food Science and Technology Abstracts (FSTA) (Gran Bretaña)
¿Cree que el sector vitivinícola está dejando atrás la crisis o la situación continúa empeorando?
  • Sí, la situación ya ha comenzado a mejorar
  • La caída se ha detenido, pero aún no hay rebote
  • No, la crisis continúa y el sector sigue deteriorándose
  • No sabe / no contesta
Patrocinado por onecompany
05
JUN
2014

Bonita comparación en una tópica frase hecha, sí, pero nada es eterno en el paraíso. En primer lugar, la gran mayoría de vinos que hay en el mercado actual no están hechos ni preparados para largas guardas. Muchos vinos son elaborados para beberse jóvenes y algunos para conservarse en el tiempo según estilos y mercados, pero no hasta la eternidad. Los excepcionales vinos de La Rioja y otros casos de vinos procedentes de emblemáticas Denominaciones de Origen españolas son un buen ejemplo y puede presumir de ello en el mundo entero. En realidad, los vinos diseñados para largas crianzas y que tienen una estructura adecuada para soportar el envejecimiento durante largos periodos de tiempo, son una fracción pequeña que normalmente se elaboran para buscar notoriedad y fama a nivel de afamados críticos, concursos y periodistas especializados. Hay que tener en cuenta que la gran mayoría de consumidores no compran ni consumen estos vinos, por lo que no están preparados para valorarlos cualitativamente hablando.


Pero ya que nos complace comparar lo humano con el vino, éste es como cualquier otro ser viviente, tiene tres fases principales de existencia; la fase ascendente después de su nacimiento en bodega, cuando el vino está desarrollando todo su potencial, la fase de plenitud, donde sus mejores atributos se estabilizan y la tercera o decrepitud, en la que comienza a perder sus cualidades esenciales y le conduce hasta su muerte. El tiempo de duración de cada una de las fases depende de la naturaleza química y microbiológica de cada vino, detalles sin duda muy importantes a considerar técnicamente. Para algunos, pueden ser años y para la gran mayoría meses.

 

 

Consecuencias de la falsa creencia

 

Las dos consecuencias más importantes que podemos sacar de esta falsa creencia generalizada de que todo vino gana con el paso del tiempo, es que, en primer lugar, parece importante informarse de la naturaleza del vino adquirido de cara a conocer su mejor momento de consumo y así poder disfrutar de el en plenitud y segundo, que para consumir vino de calidad hoy en día no es necesario poseer una bodega en cada casa con las condiciones óptimas de almacenamiento y maduración, el vino debe venir ya terminado de bodega listo para ser disfrutado. De hecho, la venta anticipada de vino o en mercados tipo premier, cada vez está más en desuso, lo que me parece coherente y responsable por parte de las bodegas, mucho más expertas en madurar y custodiar los vinos en perfecto estado que los propios consumidores, como es completamente lógico y razonable. De esta forma, los productores y canales de distribución deben ofrecer al consumidor habitual y ocasional un "modus operandi" amigable y simple cuando se va de compras de vinos, para que el consumidor no tenga que preocuparse de si el vino que va a adquirir está "hecho" o si le falta por "hacer" y cuanto. Vamos, vinos listos para disfrutarlos justo cuando mas apetece, que es cuando se compra y como el vino siempre fue un poco afrancesado, pues eso, vino "prêt à porter et à boire".

El coleccionista de vinos no debe ser muy diferente del coleccionista de música, antigüedades, sellos, monedas, coches o de trajes de época. Cada cual es muy libre de tener sus propias perversiones y llevarlas al límite si así lo desea. Un episodio judicial acontecido recientemente en USA me ayuda a pensar que llevo parte de razón. Se trata de la historia de Rudy Kurniawan, un chino de 37 años afincado en Estados Unidos experto "enólogo" y coleccionista de vino, al parecer, condenado como impostor por falsificar botellas de grandes y emblemáticas bodegas francesas. Para mí todo un ejemplo de cómo se puede bienvivir explotando ciertos mitos con fuerte calado social. Rudy Kurniawan supo seducir a los paladares más exigentes americanos, me corrijo, a las billeteras más abultadas del país. Los coleccionistas y grandes fortunas competían enfervorizadamente en público para comprar en subastas por enormes cantidades de dinero sus excepcionales botellas vestidas con etiquetas de añadas míticas muy antiguas y bien valoradas, procedentes de Borgoña y Burdeos principalmente.

 

 

Producción casera

 

La realidad es que se trataba de una producción casera. La policía encontró un laboratorio de falsificación de vinos en el garaje de su casa, donde mezclaba vinos jóvenes californianos con vinos franceses viejos de dudosa calidad y procedencia, y así, construía grandes "cosechas a medida" de alta costura. Llegó a facturar incluso 35 millones de dólares en dos subastas celebradas en Nueva York. Me encanta este personaje, yo la verdad es que no le hubiese condenado a 40 años de cárcel, sino a dar clases durante 40 años en las universidades de marketing más prestigiosas del mudo, ejemplo de cómo hacer mercado con productos placebo muy rentables y cubriendo las necesidades más exquisitas y lujuriosas del planeta, liberando a estos millonarios de parte del peso incómodo de sus inmensas fortunas mientras lucen su poderío pretendiendo parecer entendidos en vinos ante propios y extraños.

El peor daño producido, además del parasitismo industrial claro está, es que ahora muchos críticos y periodistas del mundo del vino se preguntan cómo este chino tan listo consiguió la fórmula secreta para crear vinos tan viejos y tan buenos en un pequeño laboratorio casero, increíble proeza enológica en manos de un primerizo. Esta fórmula no existe, es falsa. Lo que ocurre es que seguramente es muchísimo más fácil imitar vinos decrépitos y oxidados que vinos plenos y en apogeo de sus mejores cualidades sensoriales. Aquí quizás reside el secreto y el éxito de tan peculiar personaje y de los vinos de colección, vinos que se codician y custodian no por su disfrute hedónico, sino por el valor de sus etiquetas o por que para el coleccionista es un bien muy preciado y singular que le da caché y le hace disfrutar inconmensurablemente al verlo entre rejas, para evitar su hurto por cualquier necio ignorante de vinos, cuando se pasea por sus mazmorras repletas de botellas polvorientas tapadas con corchos y etiquetas envejecidas.

Comentarios 0

Añadir comentario
Los campos con * son obligatorios



Caracteres restantes
Patrocinado por onecompany
www.revistaenologos.es es una publicación de "Periodistas Asociados" (PA)
PERIODISTAS ASOCIADOS: Plaza de Estrasburgo, s/n - 13005 Ciudad Real
Tlf: 926-254096 / 926-254104 || E-mail: periodistas@periodistas.onored.com || Web: www.periodistasasociados.es